Ir al contenido principal
Creo que el disfrutar y el "estar bien" estan sobrevalorados. Es decir, cuando algo es "lindo" o lo estamos disfrutando, ni siquiera nos damos cuenta. Por ejemplo, cuando estas pasando muy bien en una fiesta o haciendo algo simplemente "se pasa la hora", es decir; si estuvimos 4 horas en eso las percibimos como una hora como maximo, sin embargo si estamos pasando mal en una actividad las horas "no pasan mas", es decir si estuviste 4 horas se sienten como 10. O cuando tomas un helado de un sabor que te gusta...simplemente lo comemos y ya. Pero si tomamos un sabor que nos desagrada nos damos cuenta. Si nos pasa algo malo...lo recordamos "como si fuera ayer" pero si simplemente pasaron cosas buenas (no extraordinarias) no las recordamos. O cuando escribimos por primera vez esta entrada...nos parece muy corta, pero despues de tener que transcribirla veces nos parece exageradamente larga. ¿De cuantas cosas disfrutaste hoy? Aveces llegamos a la conclusión de que no disfrutamos de nada porque esperamos que el disfrutar sea algo más. Sin embargo....los invito a disfrutar de esas cosas que no nos damos cuenta. Damos muchas cosas porcentado: despertar, escuchar musica, ver, los colores, de sonreir, leer un libro. Empecemos a disfrutar de las cosas de las que no somos conscientes. Empecemos a tomar conciencia de ellas para disfrutarlas aun mas, y que la vida no solo "se nos pase" y solo podamos recordar lo mal que nos fue. Dios nos regaló muchas cosas de las cuales disfrutar sin hacer un minimo esfuerzo para obtenerlas, como la naturaleza. Y cuando empecemos a disfrutar de esas pequeñas cosas...tal vez vengan disfrutes mejores. Si en lo poco podemos ser fieles, tendremos capacidad de manejar lo mucho. No digo que todo sea un disfrute o un no-disfrute, algunas cosas capaz que simplemente son pero tampoco somos muuy conscientes de ellas...como por ejemplo ¿sabes que lado de los zapatos te soles poner primero? es algo que hacemos, no nos damos cuenta y no tiene demasiada repercusión sobre nuestras vidas, pero definitivamente hay otras que si las disfrutamos casi sin darnos cuenta y SI podriamos hacer que tengan repercusiones en nuestro existir. Y si pudieramos empezar a tener en cuenta a solo un par de ellas, ya estariamos logrando mucho. El desafio está hecho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No siempre son los riesgos los que matan. A veces son más mortíferos los miedos, que van aprisionando sutilmente hasta tener la presa completamente atrapada. Quiero mi libertad, la libertad de mi misma, quiero expresar todo lo que no puedo. Y no es que no quiera, es que ese miedo, del que ni me doy cuenta, ya se encargó de paralizar los sentimientos segundos después de que nazcan, para que cuando quiera pensar en ellos no pueda porque apenas me enteré de su existencia, y aunque yo desconozca en gran medida esa existencia están ahí haciendo estragos por querer salir y cumplir con el propósito con el que nacieron. Pero como el miedo está presente -consciente e inconscientemente- nunca enfrento lo que pienso, ni lo que siento y mi mundo se vuelve tan mio y tan perturbador que yo misma quiero huir de el, y todo mi cuerpo lo expresa y trata de huir y estar alerta todo el tiempo cual reo en cárcel, y como no puede...desespera. He visto tanta gente ansiosa pasar frente mio y yo ser un medi…
Tan conocida y tan ignorada.. de tan pesada ya te has vuelto parte de la manada! Sin pena ni cuidado te apoderas como un mago. Y sin querer te dejamos entrar. Y despues tenemos el malestar. Te digo que a esta mesa ya no estas invitada, en esta casa ya no hay lugar para tu entrada. En esta mente ya no hay espacio para arpias. Es una mente de creaciones y no destrucciones. Del creador y no del destructor. Aca ya no hay lugar para la ansiedad. Es hora de una despedida mi infiel enemiga! Aca ya no hay lugar.
Mis abuelos son pastores. Ellos fundaron una iglesia. Somos protestantes. ¿Cuántas personas entregaron su vida a Dios mediante el trabajo de mis abuelos? MILES. ¿Cuántas personas se sintieron ayudadas por ellos? MILESSSSSSS! Cuando camino por las calles de aquel pueblo natal mío, en donde aún viven mis abuelos, me preguntan si soy la nieta de ellos y me cuentan la bendición que ha sido para sus vidas el trabajo que hicieron mis abuelos. Y yo paro a mirar nuestras vidas y lo que veo es a mis abuelos. A los abuelos que tuvieron a una hija no deseada, que es la que ahora es mi mamá, veo a una pareja en donde ella le mintió a el para poder tener a su ultima hija. Veo a un abuelo que vino de la segunda guerra mundial, y usamos eso como excusa a su mal carácter. Alguien quien maltrató física y verbalmente a toda la familia, alguien de quien no solo escuché historias, sino que vi con mis propios ojos agarrar de los pelos a mi abuela y levantarla del piso, a quien vi agarrar del cuello a mi p…