Ir al contenido principal

Estoy cansada

Estoy cansada de secarme las lágrimas 2 cuadras antes de llegar al trabajo, para después llegar y ser pilar de alegría. Estoy cansada de amanecer con los ojos hinchados y que todos piensen que es porque me dormí tarde, pero que en realidad sea porque me dormí llorando. Estoy cansada de que los demás me tengan que querer por ellos y por mi...no es justo. Estoy cansada de sentir que no me quieren porque no me dijeron un "te quiero mucho" Estoy cansada de sentirme abandonada cada vez que hay un silencio o se obvió un gesto. Estoy cansada de ser de diferentes maneras en lugares diferentes, sin quererlo. Estoy cansada de la indecisión. Estoy cansada de pasar verguenza cuando un hombre me quiere saludar con un beso y yo mantengo firme y lejana mi mano hasta el ultimo segundo. Estoy cansada de ponerme nerviosa al ir a la iglesia. Estoy cansada de tratar de no confiar en nadie. Estoy cansada de tener verguenza. Estoy cansada de sentirme un desastre por momentos. Estoy cansada de mi superfluo e inestable bienestar. Estoy cansada de tener miedo de pedir ayuda. Estoy cansada de la ansiedad. Estoy cansada de despertarme cada domingo ansiosa. Estoy cansada de no saber que sentir/pensar/hacer cuando mi papá me escribe. Estoy cansada de no saber estar bien. Estoy cansada de no saber disfrutar. Estoy cansada de ser valiente a pesar del miedo (quiero menos miedos!!) Quiero algo diferente. Quiero menos ansiedad, menos miedos, menos indecisión, mas confianza, mas gozo, menos tristeza, mas estabilidad, mas disfrute...

Comentarios

Entradas populares de este blog

No siempre son los riesgos los que matan. A veces son más mortíferos los miedos, que van aprisionando sutilmente hasta tener la presa completamente atrapada. Quiero mi libertad, la libertad de mi misma, quiero expresar todo lo que no puedo. Y no es que no quiera, es que ese miedo, del que ni me doy cuenta, ya se encargó de paralizar los sentimientos segundos después de que nazcan, para que cuando quiera pensar en ellos no pueda porque apenas me enteré de su existencia, y aunque yo desconozca en gran medida esa existencia están ahí haciendo estragos por querer salir y cumplir con el propósito con el que nacieron. Pero como el miedo está presente -consciente e inconscientemente- nunca enfrento lo que pienso, ni lo que siento y mi mundo se vuelve tan mio y tan perturbador que yo misma quiero huir de el, y todo mi cuerpo lo expresa y trata de huir y estar alerta todo el tiempo cual reo en cárcel, y como no puede...desespera. He visto tanta gente ansiosa pasar frente mio y yo ser un medi…
Tan conocida y tan ignorada.. de tan pesada ya te has vuelto parte de la manada! Sin pena ni cuidado te apoderas como un mago. Y sin querer te dejamos entrar. Y despues tenemos el malestar. Te digo que a esta mesa ya no estas invitada, en esta casa ya no hay lugar para tu entrada. En esta mente ya no hay espacio para arpias. Es una mente de creaciones y no destrucciones. Del creador y no del destructor. Aca ya no hay lugar para la ansiedad. Es hora de una despedida mi infiel enemiga! Aca ya no hay lugar.
Mis abuelos son pastores. Ellos fundaron una iglesia. Somos protestantes. ¿Cuántas personas entregaron su vida a Dios mediante el trabajo de mis abuelos? MILES. ¿Cuántas personas se sintieron ayudadas por ellos? MILESSSSSSS! Cuando camino por las calles de aquel pueblo natal mío, en donde aún viven mis abuelos, me preguntan si soy la nieta de ellos y me cuentan la bendición que ha sido para sus vidas el trabajo que hicieron mis abuelos. Y yo paro a mirar nuestras vidas y lo que veo es a mis abuelos. A los abuelos que tuvieron a una hija no deseada, que es la que ahora es mi mamá, veo a una pareja en donde ella le mintió a el para poder tener a su ultima hija. Veo a un abuelo que vino de la segunda guerra mundial, y usamos eso como excusa a su mal carácter. Alguien quien maltrató física y verbalmente a toda la familia, alguien de quien no solo escuché historias, sino que vi con mis propios ojos agarrar de los pelos a mi abuela y levantarla del piso, a quien vi agarrar del cuello a mi p…