Ir al contenido principal


Mis abuelos son pastores. Ellos fundaron una iglesia. Somos protestantes. ¿Cuántas personas entregaron su vida a Dios mediante el trabajo de mis abuelos? MILES. ¿Cuántas personas se sintieron ayudadas por ellos? MILESSSSSSS! Cuando camino por las calles de aquel pueblo natal mío, en donde aún viven mis abuelos, me preguntan si soy la nieta de ellos y me cuentan la bendición que ha sido para sus vidas el trabajo que hicieron mis abuelos. Y yo paro a mirar nuestras vidas y lo que veo es a mis abuelos. A los abuelos que tuvieron a una hija no deseada, que es la que ahora es mi mamá, veo a una pareja en donde ella le mintió a el para poder tener a su ultima hija. Veo a un abuelo que vino de la segunda guerra mundial, y usamos eso como excusa a su mal carácter. Alguien quien maltrató física y verbalmente a toda la familia, alguien de quien no solo escuché historias, sino que vi con mis propios ojos agarrar de los pelos a mi abuela y levantarla del piso, a quien vi agarrar del cuello a mi primo menor, a quien yo le temo cuando voy a quedarme con ellos. Veo a una pareja que no le dieron amor a sus hijas y que cada una vive hasta el día de hoy las consecuencias…..y podría seguir durante mil páginas contando lo que yo veo cuando veo a esos ancianos que fueron de tanta bendición para tantos.


Mis padres fueron pastores. Mi papá aún lo es (hasta donde sé). ¿A cuántas personas mi papá les hizo conocer de Dios? A millares. ¿Cuántas personas fueron ayudadas por mi papá? Millones. Cuando voy a alguna iglesia de esa denominación me preguntan si soy la hija de aquel pastor “tan bueno”, “que fue de tanta bendición”, tan bueno, amable, cariñoso…blablablabla!! Cuando caminaba por ahí antes, cuando él era pastor y vivíamos juntos todos me miraban a mi esperando la mejor conducta del mundo y la más perfectas acciones por ser su hija y tener que haber heredado su perfección. ¿Qué veo yo? Veo a mi papá que abusó sexualmente de mi desde los 8 a los 11 años. Veo a una persona a quien me llamaron personas para decirme que sospechaban que mi papá estaba haciendo cosas “sospechosas” con otros niños, veo a aquel quien nos dejó deudas que hasta el día de hoy pagamos, veo a la persona que no tuvo la dignidad de decir la verdad frente a su congregación antes de irse. Y nuevamente podría seguir con estas líneas de halagos durante páginas y páginas, y hasta podría hacer un libro de varios tomos.

Por mucho tiempo yo me pregunté cómo es posible que personas asi puedan ser de bendición para tantas personas. Como puede ser que estos individuos que a tantos dañaron, sean también de tanta bendición para tantos? Siempre le decía a Dios que no entendía como eso podría ser posible. Y me enojaba con Dios porque esas personas que eran mi familia no habían protegido a SU familia, no habían ayudado a SU propia sangre, me enojaba el hecho de saber que a tantos pudieron ayudar y acercarlos a tener una mejor calidad de vida, y ser a la vez los causantes de tan deplorable calidad para nosotros. Me enojaba arduamente con Dios por eso, pero no era un enojo de rabia, sino de frustración, de querer entender. Nunca me enojé con mis abuelos, o mis padres por ese motivo.


Ahora……. ¿Quién soy yo? Yo tengo 23 años, me he intentado suicidar, me realicé cortes en mi propio cuerpo con el único fin de hacerme daño, me repetí hasta vomitar que me odio, me provoqué el vómito, quise dejar de comer, una vez me enojé tanto que al salir de un examen tiré todas las sillas y golpee la puerta tan fuerte que casi rompo el vidrio, he tenido ataques de rabia en donde le he tirado cosas a desconocidos, he sido una ansiosa terrible y soy una ansiosa no tan terrible hasta ahora, corro de los abrazos aunque abrazo cuando se me antoja, todos los días de mi vida lucho con la idea de volver a lastimarme cuando hay un problema, he visto pornografía, han pasado AÑOS y con “AÑOS” no me refiero a 1 o 2 años sino a más de 5 para que yo pueda entrar a una iglesia sin sentir que me prendo fuego. Soy egoísta. Puedo llegar a ser una isla frente a demás personas…..y podría seguir la lista no solo por tomos, sino que podríamos hacer fascículos semanales de 600 páginas durante 10 años y aun asi no se si terminaría. ¿Qué ve la gente cuando estoy en cualquiera de mis trabajos o estudios? A alguien que “tanto me ayudó”, se acerca gente a abrazarme o saludarme que yo ni reconozco y me dicen que nos vimos en una internación psiquiátrica y que los ayudé, la gente ve a alguien con quien quieren estar y por eso me invitan a todas las cosas sociales que puedan imaginar, la gente me abraza porque se siente agradecida, ven a mi mamá y le dicen “Tu hija me ayudó tanto”. Y mi mamá pensará “ESTAAAAAA que no sabe ni limpiar ni hacer nada bien?”. Y yo misma me pregunto ¿Cómo puede ser que ayude a la gente si es que soy asi y hago esto o hago lo otro? Y Dios me ha respondido. ¿Cómo? ASI. Haciéndolo. Con un corazón dispuesto. Con negarme a mí misma y dejando lugar a que Dios haga y no yo.


Lo que mi papá, mi mamá, mis abuelos, o tantas personas que están en puestos en donde cumplen roles de los que se esperan perfecto comportamientos o a quienes nuestras expectativas sobre ellos son tan altas basándonos en cuanto nos ayudaron……..lo que ellos tienen en su corazón; solo ellos y Dios lo saben y cada uno rendiremos cuentas a El. Pero eso no quita que Dios nos haya utilizado para ser de bendición. Eso no quita que Dios haya utilizado la psicopatía de mi papá o el trauma de mi abuelo o mi propia locura para su Gloria.


No dejes que te quiten la bendición que recibiste por saber cuántos errores cometió la persona que te ayudó.


Pregunto…..y te invito a que te imagines esto: Estas en un día de lluvia, en la calle, solo/a, estas llorando amargamente por la situación que sepas que más ha destruido tu corazón a lo largo de tu vida, no sabes que hacer y simplemente estas sentado en una parada de ómnibus…….. En el medio de eso, se acerca un hombre, normal, común y corriente. Te mira y te abraza hasta que siente que te estas calmando. Al separarse del abrazo saca de su mochila una toalla y te la da, además te da un paraguas y te dice que te cuides, que sos importante para alguien. Y se va. Sigue su camino. ¿Te sentirías ayudado? ¿Te sentirías bendecido en ese momento? Estoy segura de que sí. Probablemente eso te dio un poco de ánimo para llegar a tu casa, y mientras pensas en como Dios respondió a tus oraciones y tomas un té caliente prendes la tele. Y es ahí cuando ves que un homicida se escapó de la cárcel. Muestran la foto y para tu sorpresa es aquel hombre que te dio un abrazo y te dio ánimo para seguir adelante. Ese hombre ha matado a 7 personas y ha sido condenado por eso, y además se ha escapado de la cárcel. ¿Te sentirías menos bendecido por habértelo encontrado en la calle? ¿El hecho de que sea un asesino…….quita ese consuelo que sentiste? Te saca la sensación de que Dios respondió a tus oraciones?


Y por la familia de los imperfectos instrumentos de Dios……no te preocupes, Dios nos manda a otros imperfectos instrumentos para que podamos bendecirnos mutuamente y entre todos!





  


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tan conocida y tan ignorada.. de tan pesada ya te has vuelto parte de la manada! Sin pena ni cuidado te apoderas como un mago. Y sin querer te dejamos entrar. Y despues tenemos el malestar. Te digo que a esta mesa ya no estas invitada, en esta casa ya no hay lugar para tu entrada. En esta mente ya no hay espacio para arpias. Es una mente de creaciones y no destrucciones. Del creador y no del destructor. Aca ya no hay lugar para la ansiedad. Es hora de una despedida mi infiel enemiga! Aca ya no hay lugar.

Dolor con proposito

¿Qué tan malo es el dolor? ¿Cómo una puntada en el corazón? El dolor duele, pero que duela no es necesariamente malo. Dios permite el dolor con propósitos, y a los que le aman todo ayuda a bien; incluso el dolor. Si aprendiéramos a creer de verdad esto, aceptaríamos el dolor de otra manera. Dejaríamos de tratar de huir de él, dejaríamos de buscar soluciones vanas e instantáneas para no sentirlo. Si aprendiéramos a vivir con dolor de vez en cuando, seriamos más libres, viviríamos libres de ahogar las penas en la comida, en la bebida, libres de drogas, libres de comernos las uñas, de autolesionarnos, de suicidarnos, de vivir esclavos de la pornografía y/o del placer sexual…viviríamos más libres de todas esas cosas que en su intento por aliviar el dolor nos hacen daño, y como el daño produce dolor, necesitamos más de eso que nos hace daño, y terminamos atrapados en un círculo de falso e inútil manejo del dolor. Preferimos manejar el dolor con daño, porque es más fácil (e imprudente) vivi…
No siempre son los riesgos los que matan. A veces son más mortíferos los miedos, que van aprisionando sutilmente hasta tener la presa completamente atrapada. Quiero mi libertad, la libertad de mi misma, quiero expresar todo lo que no puedo. Y no es que no quiera, es que ese miedo, del que ni me doy cuenta, ya se encargó de paralizar los sentimientos segundos después de que nazcan, para que cuando quiera pensar en ellos no pueda porque apenas me enteré de su existencia, y aunque yo desconozca en gran medida esa existencia están ahí haciendo estragos por querer salir y cumplir con el propósito con el que nacieron. Pero como el miedo está presente -consciente e inconscientemente- nunca enfrento lo que pienso, ni lo que siento y mi mundo se vuelve tan mio y tan perturbador que yo misma quiero huir de el, y todo mi cuerpo lo expresa y trata de huir y estar alerta todo el tiempo cual reo en cárcel, y como no puede...desespera. He visto tanta gente ansiosa pasar frente mio y yo ser un medi…