Ir al contenido principal

Mañana será mejor.

Hoy llego a casa temprano. Entro y gracias a Dios escucho silencio. No hay nadie. Nadie que hable. No tengo que escuchar nada. Eso me gusta hoy. Prendo el ventilador, y no porque haga demasiado calor, sino porque su ruido me da seguridad. Me cambio de ropa y empiezo a escribir, sin saber donde empezar.


Hoy simplemente sobreviví a mi dia. No viví. Fallé en taaaantas cosas que no hay calculadora que pueda realizar la suma. Hice muchas cosas mal, sin quererlas. Y eso me produce una rabia aun mayor, y de esa manera se forma un circulo maldito, en donde una cosa es causa de otra, y otra causa de aquel.


A veces me pregunto porque a mi me pasaron las cosas que me pasaron, y porque no a vos.. Y no, no lo tomes a mal. El cuestionamiento va hacia, ¿como hace Dios (si crees en El, o la vida, en su defecto) para elegir que situaciones dificiles te pasarán a vos o a mi? Como hace?


Dormía. Desperté bajo despertador. Sonreí. Me levante cansada. Tomé café. Salí para el trabajo. Mientras iba sentía solo y unicamente cansancio y de todas formas quería estar ahi. Llegué. Sabía que sería un dia dificil, hoy tocaba estar sola. Sonreí. Me fatigué. Presión baja. Seguí. Seguí. Seguí. Seguí. (...)
Consulté. Estudios. Estudios. Resultados excelentes en cada uno. ¿Conclusión? Estoy cansada.


"¿Te queres?" me preguntaron hoy. "NO". Respuesta reactiva. No pensé para responder. Y no, hoy no me quiero. Me ODIO infinitamente por haber hecho perder tiempo a mi misma como a demas personas por absolutamente NADA. En vez de haberme realizado los estudios que me tuve que hacer hoy podria haber estado haciendo miles de cosas mas productivas. Me ODIO por haberme sentido mal hoy. Hoy y siempre. Me odio por eso. Y mi odio me enferma mas.
Y como ya lo hablamos un millon de veces: ahora mi odio no es como antes, ahora son solo "momentos de auto-odio". Hoy viví un momento de auto odio de casi 24 horas.


Quiero sentirme bien. Quiero seguir haciendo todo. No quiero parar. Quiero ayudar mas. Quiero quererme mas. Quiero poder RECIBIR ayuda. Quiero vivir. No quiero sentir culpa por enfermarme.....no quiero sentir mas culpa por nada (ni por lo que debería). No quiero ver mas gente buena morir. No quiero tener mas pesadillas. Quiero sentirme segura. Quiero poder recibir un abrazo, sin pensar tanto. Quiero poder abrazar. Quiero sonreír. No quiero que mi "pienso" y mi "siento" sean 2, siendo que soy una. 

Quiero. 

¿Querer es poder? Y es que para poder, hay que realmente querer. ¿Cuando uno quiere algo........realmente lo quiere? ¿Y si lo quiere, porque se autosabotea tanto? 

Estoy bien. Llega mamá, me cuesta respirar otra vez (literalmente). Coincidencia?


Fracaso de dia.


Mañana será mejor.... (o no?)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tan conocida y tan ignorada.. de tan pesada ya te has vuelto parte de la manada! Sin pena ni cuidado te apoderas como un mago. Y sin querer te dejamos entrar. Y despues tenemos el malestar. Te digo que a esta mesa ya no estas invitada, en esta casa ya no hay lugar para tu entrada. En esta mente ya no hay espacio para arpias. Es una mente de creaciones y no destrucciones. Del creador y no del destructor. Aca ya no hay lugar para la ansiedad. Es hora de una despedida mi infiel enemiga! Aca ya no hay lugar.
Mis abuelos son pastores. Ellos fundaron una iglesia. Somos protestantes. ¿Cuántas personas entregaron su vida a Dios mediante el trabajo de mis abuelos? MILES. ¿Cuántas personas se sintieron ayudadas por ellos? MILESSSSSSS! Cuando camino por las calles de aquel pueblo natal mío, en donde aún viven mis abuelos, me preguntan si soy la nieta de ellos y me cuentan la bendición que ha sido para sus vidas el trabajo que hicieron mis abuelos. Y yo paro a mirar nuestras vidas y lo que veo es a mis abuelos. A los abuelos que tuvieron a una hija no deseada, que es la que ahora es mi mamá, veo a una pareja en donde ella le mintió a el para poder tener a su ultima hija. Veo a un abuelo que vino de la segunda guerra mundial, y usamos eso como excusa a su mal carácter. Alguien quien maltrató física y verbalmente a toda la familia, alguien de quien no solo escuché historias, sino que vi con mis propios ojos agarrar de los pelos a mi abuela y levantarla del piso, a quien vi agarrar del cuello a mi p…