Ir al contenido principal


Una imagen habla mas que mil palabras..


La lucha continua...every day.


Alguna vez conté la historia de este corte?? Fue el principio del fin.


El viernes 09 de mayo del 2007 me lo hice. Hasta aquel momento no me importaba demasiado cortarme o no, pero siempre trataba de no hacerlo "no esta bien".
Estaba esperando a mi mamá en el auto mientras ella volvia de hcer compras. Agarré aquella amada navaja y me lo empecé a hacer, despacio, tranquila....como si el mundo se hubiese detenido. Todavia recuerdo que ropa tenia puesta. Sentí ganas de hacerlo con alguna forma aquell vez; "¿?" fue lo que se me vino a la mente. Sin saber que desde ese momento y para siempre esos simbolos juntos tendrian un nuevo significado en mi vida; sin saber que cada vez que lo vea recordaria aquel corte. Lo hice en la mano izquierda; fue la primera vez que los brazos dejaron de ser los blancos principales.
No sentía dolor.... Cuando terminé solo sentí alivio. Antes que se empiece a deformar la imagen le saque una foto con el celular que tenia en mano. Y luego simplemente continué, despacio y con cuidado para que no pierda la forma.....seguí hasta que vi sangre y hasta que consideré que mi mamá estaria por llegar.
Cuando terminé trate de sacar la sangre que se veia, y lo tape con la ropa.
Mi mamá llegó y nos fuimos. Ella vio la navaja ahi; y no dijo nada. Ella sabia. Yo sabia que ella sabia...y como todo en mi vida; hicimos como si nada pasaba.
Me invadió el sentimiento post corte: la culpa. El sentimiento despues del alivio..cuando caes en cuenta que necesitas un corte para sentirte mejor, cuando te das cuenta que te odias tanto como para lastimarte. Esa desesperación de saber que no podes volver atras, esa mezcla de arrepentimiento y alivio. Esas ganas de que todo sea diferente, y a la vez que todo siga igual.
Fue el momento en que me di cuenta de que no podia seguir asi.....no QUERIA seguir asi.
Prometí que sería el ultimo corte. Y le puse nombre y todo a mi obra de arte: "The end".


La semana siguiente fue como muchas de mi vida; tratando de ocultar lo imposible (y mas en la mano). Mis compañeros de colegio vieron mi obra estrella y no supieron que hacer. Y yo tampoco.

Yo no sabia como hacer para no cortarme mas, no sabia como hacer para dejar de hacerlo, no sabia como hacer para acabar con la costumbre de encontrar vidrios y guardarlos.
Y ahi empezó la lucha. El primer paso fue idear como salir de esto.. El segundo fue renunciar a mi navaja amada.


Y de ese segundo paso no se como llegué al "una hora a la vez" y trataba de no cortarme durante x horas al dia. Despues paso a ser "un dia a la vez".
Y empezaba la cuenta de cuantos dias lo lograba......y siempre caía. SIEMPRE.
Despues paso a ser "una semana a la vez"...auqnue eso no funcionó muy bien, era mas efectivo pensar que solo un dia no me tenia que cortar.
En alguna de todas mi caidas decidí buscar ayuda. Y ahi apareció alguien que me acompañó en toda la lucha y en todas las caidas. Pusimos reglas que se deberian cumplir.

Y ahi estoy...a 1 año 10 meses y 17 dias sin cortarme. Siguiendo con "un dia a la vez" y siguiendo esas reglas, y permitiendo todavia que me acompañen.


La lucha continua; continúa.

Comentarios

  1. yo tambien me despedi de mi qeria hoja con la q me desqitaba en mi cuerpo toda la ira, rabia o tristeza. Todo cambio y trate de dejarlo comenze y dure un mes luego volvi a recaer pero luego todo fue llendo bien ya no era una vez a la semana sino nunca, conoci a la persona q me ayudaria y luchamos juntos.

    ahora voy casi 5 meses con mucho miedo, desesperacion de caer pero sigo luchando por dejar algo q se q esta mal pero se volvio tan rutinario en mi vida q aora lo veo extraño ...

    cdtm un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dolor con proposito

¿Qué tan malo es el dolor? ¿Cómo una puntada en el corazón? El dolor duele, pero que duela no es necesariamente malo. Dios permite el dolor con propósitos, y a los que le aman todo ayuda a bien; incluso el dolor. Si aprendiéramos a creer de verdad esto, aceptaríamos el dolor de otra manera. Dejaríamos de tratar de huir de él, dejaríamos de buscar soluciones vanas e instantáneas para no sentirlo. Si aprendiéramos a vivir con dolor de vez en cuando, seriamos más libres, viviríamos libres de ahogar las penas en la comida, en la bebida, libres de drogas, libres de comernos las uñas, de autolesionarnos, de suicidarnos, de vivir esclavos de la pornografía y/o del placer sexual…viviríamos más libres de todas esas cosas que en su intento por aliviar el dolor nos hacen daño, y como el daño produce dolor, necesitamos más de eso que nos hace daño, y terminamos atrapados en un círculo de falso e inútil manejo del dolor. Preferimos manejar el dolor con daño, porque es más fácil (e imprudente) vivi…
No siempre son los riesgos los que matan. A veces son más mortíferos los miedos, que van aprisionando sutilmente hasta tener la presa completamente atrapada. Quiero mi libertad, la libertad de mi misma, quiero expresar todo lo que no puedo. Y no es que no quiera, es que ese miedo, del que ni me doy cuenta, ya se encargó de paralizar los sentimientos segundos después de que nazcan, para que cuando quiera pensar en ellos no pueda porque apenas me enteré de su existencia, y aunque yo desconozca en gran medida esa existencia están ahí haciendo estragos por querer salir y cumplir con el propósito con el que nacieron. Pero como el miedo está presente -consciente e inconscientemente- nunca enfrento lo que pienso, ni lo que siento y mi mundo se vuelve tan mio y tan perturbador que yo misma quiero huir de el, y todo mi cuerpo lo expresa y trata de huir y estar alerta todo el tiempo cual reo en cárcel, y como no puede...desespera. He visto tanta gente ansiosa pasar frente mio y yo ser un medi…
Tan conocida y tan ignorada.. de tan pesada ya te has vuelto parte de la manada! Sin pena ni cuidado te apoderas como un mago. Y sin querer te dejamos entrar. Y despues tenemos el malestar. Te digo que a esta mesa ya no estas invitada, en esta casa ya no hay lugar para tu entrada. En esta mente ya no hay espacio para arpias. Es una mente de creaciones y no destrucciones. Del creador y no del destructor. Aca ya no hay lugar para la ansiedad. Es hora de una despedida mi infiel enemiga! Aca ya no hay lugar.