Ir al contenido principal

ODA A LA LOCURA.

Pisando el cuadrado de la cordura,
tambaleandome hacia el cuadrado de la locura,
entre la imaginaria linea entre uno y otro estoy.

Estoy tal vez en un imaginario mundo
en el que no soy conciente de la realidad del mundo no imaginario,
Y asi, inconciente como tal vez estoy, amago estar bien.
En mi mundo imaginario, sin vergüenza ni culpas.

En un abrir de ojos caigo a la realidad, a mi realidad,
me doy cuenta de donde piso y en donde estoy,
Y en un cerrar de ojos vuelvo a mi imaginario mundo,
donde piso donde me doy cuenta y estoy donde pienso.

La linea se hace cada vez mas imaginaria, y menos real
donde ya no se sabe de que lado pisar.

Al fin y al cabo, ¿que lado es cual?
¿Cual lado es que?

La locura y cordura juegan juntas,
se balancean usando de hamaca a la no tan imaginaria linea
preguntandose cual es la diferencia entre ellas.

Y cual es?

Que es locura y que es cordura?
Que es cordura y que es locura?

Los que estan de aquel lado quieren estar de este,
y los que estamos de este, queremos estar de aquel.

Porque tenemos que estar de lado de la cordura?
Porque no del lado de la locura?

Otros elegimos hacer la danza de la locura,
y en un abrir y cerrar de ojos cambiar de lado.
Porque la mayor locura, es pensar que hay lados
Pensar que hay cuerdos y locos
pensar que es mejor estar cuerdo que loco.





Comentarios

  1. Holaaaa.... tantos Siglos de siglos sin saber de ti....
    espero todo ande bien con tus dos carreras y con toda tu vida...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dolor con proposito

¿Qué tan malo es el dolor? ¿Cómo una puntada en el corazón? El dolor duele, pero que duela no es necesariamente malo. Dios permite el dolor con propósitos, y a los que le aman todo ayuda a bien; incluso el dolor. Si aprendiéramos a creer de verdad esto, aceptaríamos el dolor de otra manera. Dejaríamos de tratar de huir de él, dejaríamos de buscar soluciones vanas e instantáneas para no sentirlo. Si aprendiéramos a vivir con dolor de vez en cuando, seriamos más libres, viviríamos libres de ahogar las penas en la comida, en la bebida, libres de drogas, libres de comernos las uñas, de autolesionarnos, de suicidarnos, de vivir esclavos de la pornografía y/o del placer sexual…viviríamos más libres de todas esas cosas que en su intento por aliviar el dolor nos hacen daño, y como el daño produce dolor, necesitamos más de eso que nos hace daño, y terminamos atrapados en un círculo de falso e inútil manejo del dolor. Preferimos manejar el dolor con daño, porque es más fácil (e imprudente) vivi…
No siempre son los riesgos los que matan. A veces son más mortíferos los miedos, que van aprisionando sutilmente hasta tener la presa completamente atrapada. Quiero mi libertad, la libertad de mi misma, quiero expresar todo lo que no puedo. Y no es que no quiera, es que ese miedo, del que ni me doy cuenta, ya se encargó de paralizar los sentimientos segundos después de que nazcan, para que cuando quiera pensar en ellos no pueda porque apenas me enteré de su existencia, y aunque yo desconozca en gran medida esa existencia están ahí haciendo estragos por querer salir y cumplir con el propósito con el que nacieron. Pero como el miedo está presente -consciente e inconscientemente- nunca enfrento lo que pienso, ni lo que siento y mi mundo se vuelve tan mio y tan perturbador que yo misma quiero huir de el, y todo mi cuerpo lo expresa y trata de huir y estar alerta todo el tiempo cual reo en cárcel, y como no puede...desespera. He visto tanta gente ansiosa pasar frente mio y yo ser un medi…
Tan conocida y tan ignorada.. de tan pesada ya te has vuelto parte de la manada! Sin pena ni cuidado te apoderas como un mago. Y sin querer te dejamos entrar. Y despues tenemos el malestar. Te digo que a esta mesa ya no estas invitada, en esta casa ya no hay lugar para tu entrada. En esta mente ya no hay espacio para arpias. Es una mente de creaciones y no destrucciones. Del creador y no del destructor. Aca ya no hay lugar para la ansiedad. Es hora de una despedida mi infiel enemiga! Aca ya no hay lugar.